Argentina Digital

La ministra de Seguridad cancela la "doctrina Chocobar" y los controles policiales de DNI

La nueva ministra de Seguridad Sabina Frederic confirmó que durante su gestión se modificarán muchas de las premisas definidas por su antecesora, Patricia Bullrich, en relación con distintos criterios para las fuerzas armadas y de seguridad de la Nación. Entre ellas, destacó la necesidad de no sostener la llamada “doctrina Chocobar”, el protocolo para el uso discrecional de armas por la policía y los controles de DNI en las terminales de trenes y colectivos. 

Frederic reconoció que “no todo lo que se hizo estuvo mal” pero cuestionó que “la gestión de seguridad durante el gobierno de Cambiemos sobreactuó gran parte de las políticas”. “Se puede ver desde el lugar que tenía la ministra, la permanente divulgación de protocolos y reglamentaciones que eran todas controversiales”, insistió. 

“El programa Ofensores en Trenes, que habilita a las fuerzas de seguridad a pedir el DNI de los pasajeros en las estaciones, aunque lo han dejado de usar, también se derogará, porque además tenemos el feedback de las fuerzas que lo estaban usando, y genera mucho conflicto innecesario con la gente. También estamos revisando el de derribo de aviones”, detalló la funcionaria en una extensa entrevista con Página 12. 

En relación con el protocolo para manifestaciones aprobado por Bullrich, consideró que “no se aplicó, no sirve, pero está vigente, y lo estamos revisando también”. Y añadió: “No queremos sobreactuar. Queremos hacer las cosas con responsabilidad. Y tenemos que ver si lo sacamos cuál queda”. Luego anticipó que las polémicas pistolas Taser solo estarán habilitadas para fuerzas especiales y afirmó que buscarán convertir el Servicio Cívico Voluntario lanzado por Bullrich “en un plan educativo y de contención en el ámbito deportivo”. 

Respecto de la lucha contra el narcotráfico, una de las principales banderas de la gestión anterior, Frederic consideró que no hubo “resultados claros” y que “todos estos años la persecución ha sido principalmente sobre el narcomenudeo y consumidores”. En este sentido, denunció que la cuestión de las adicciones recibió “un tratamiento securitario” y no de Salud pública, como correspondía. También reivindicó la posibilidad de “testear” la legalización de algunas drogas y planteó la necesidad de “poner en agenda la posibilidad, por lo menos el estudio de la factibilidad, no de la despenalización sino de la regulación de las drogas blandas”. 

En cuanto a la problemática del delito común, reconoció que “no podemos desconocer los problemas de delito que hay y la inseguridad que padecen sobre todo los sectores socialmente más vulnerables”, pero criticó la concepción del gobierno anterior sobre el tema, ya que entendía que la resolución pasaba sólo por la “saturación policial”. Y agregó: “En el corto plazo no hay que dejar de utilizar la herramienta de los controles o el patrullaje como procedimiento, pero lo que sí hay que hacer es instruir a la fuerza de seguridad para que no haya hostigamiento, asedio, maltrato o abuso”. 

“Lo que sí creo es que hay distintas formas de hacer patrullaje en los barrios, lo que tenemos que hacer es retraer las operaciones de las fuerzas federales al mínimo uso de la fuerza y para eso hay que actualizar los protocolos de uso racional de la fuerza y modificar las condiciones de servicio de la fuerza. Por eso el reentrenamiento es muy importante”, insistió. 

En relación con esto, la funcionaria también cuestionó que las fuerzas de seguridad sigan usando sus armas fuera del horario de servicio: “Eso también hay que derogarlo. Ahí lo que hay que hacer es modificar los estatutos, no es lo mismo Policía Federal, Gendarmería, Prefectura y PSA. La Federal tiene su propia ley que le da un estado policial, ese estado policial los inhabilita para la sindicalización, está todo encadenado, si uno no toca el estado policial es bastante difícil evitar que hagan uso de las armas fuera del horario de servicio porque están siempre de servicio”. 

Respecto de una posible libertad de “sindicalización” de las fuerzas de seguridad,  consideró que “es una utopía a la que habría que llegar”. Y añadió: “Uruguay tiene su policía sindicalizada, es el único país de América latina. Todos los países europeos tienen su policía sindicalizada. En ningún caso tienen derecho a huelga, es decir que la sindicalización sería sin derecho a huelga. Para eso hay que modificar en la policía el estatuto. En la Gendarmería no creo que haya que sindicalizarla porque es una fuerza militar, ahí hay que buscar diferentes alternativas. Pero antes de todo eso hay que generar un camino crítico hacia la sindicalización”. 

 

Comentarios

Argentina Digital
Agencia de Noticias
www.argentinadigital.info
correo@argentinadigital.info